Mirada Alternativa Cine Deportes Universidad Música Mirada Maestra   Viernes  07/10/2016. Actualizado 12:05 h. Hemeroteca    onda   mirada21
Logo Uni Top
Portada Internacional Nacional Mirada Alternativa TecnoRedes Mirada UFV Universidad OcioCultura Cine Música Deportes
Valoración      Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
‘Sicario’: el infierno de Ciudad Juárez
El largometraje representa el salvajismo y la crueldad de la lucha contra el narcotráfico desde una mirada cruda y fría.
Denis Villeneuve, director.
  Denis Villeneuve, director.  lionsgate  

lkn noticia relacionada "Spectre", el Bond más fiel y humano
lkn noticia relacionada Peter Jackson no descarta volver a dirigir una película de la Tierra Media
lkn noticia relacionada Steven Spielberg dirigirá una película sobre Hernán Cortés


‘Sicario’ convierte a Denis Villeneuve en el mejor artesano en nómina de Hollywood.

Alex García-Castellano Gerbolés 23/11/2015 1º Comunicación Audiovisual

De sobra es sabido -pues no son pocos los antecedentes: Enemy, Prisioneros e Incendies- que Denis Villeneuve, oriundo de la provincia canadiense de Quebec, es un cineasta de cualidades sobresalientes, con una especial destreza en el manejo de la tensión y la angustia. Además de una capacidad extraordinaria para retratar sin aderezos la violencia. Reconocido también es el talento de Roger Deakins -maestro de la luz- como director de fotografía. Amplio es el listado de películas del cinematógrafo que llevan por etiqueta las palabras: obra maestra. De ahí que resulte sencillo inferir que de su unión nada malo puede desprenderse.

Sicario es un thriller con características autorales que convierte a Denis Villeneuve en el mejor artesano en nómina de Hollywood -con la venia de David Fincher y Alfonso Cuarón-. A pesar de encuadrarse dentro de un subgénero -el narcotráfico- carente ya de novedad, la maña del realizador y las habilidades del reparto suprimen todo síntoma de hartazgo y elaboran un largometraje admirable que perdura incorrupto en la memoria. El director pretende destapar los entresijos de la guerra de la droga en la frontera mexicana desde una perspectiva singular en exceso -para un filme de sus características-: a través de sus personajes y no de la acción. Las palabras y los gestos hacen acopio del protagonismo en detrimento de los disparos y las persecuciones en coche. La película no actúa como denuncia -juzgar no es su principal pretensión-, sino que prefiere conducir a su protagonista -Emily Blunt- hacia un brete moral, y así situar a los espectadores en el mismo atolladero.

Como aditamento a todas sus virtudes, se suma su magnífica banda sonora. La partitura de Jóhann Jóhannsson acrecienta la zozobra y la angustia hasta resultar por momentos insoportables. Es uno de los mejores trabajos del año.

La sobriedad en el estilo de rodar del canadiense está también muy presente en este filme. Su técnica está libre de la pomposidad y los movimientos pirotécnicos a los que tan asiduos son algunos de sus compañeros menos duchos. No necesita de extravagantes recursos narrativos para atenazar el ánimo y provocar una honda sensación de agobio que salpica todo el metraje.

Sicario es un largometraje espléndido. No recibirá la atención ni el crédito que bien merece, pero poco o nada habrá de envidiar a los grandes estrenos que se paseen por las alfombras rojas y las entregas de premios.

Valoración      Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
Enviar a:  
        
COMENTARIOS