Mirada Alternativa Cine Deportes Universidad Música Mirada Maestra   Viernes  07/10/2016. Actualizado 12:05 h. Hemeroteca    onda   mirada21
Logo Uni Top
Portada Internacional Nacional Mirada Alternativa TecnoRedes Mirada UFV Universidad OcioCultura Cine Música Deportes
Valoración   Votacion   Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Rectificar  Rectificar Comentar   
0
La entrevista a Otegi, a debate
Mirada 21 analiza las consecuencias ticas y periodsticas de la emisin del programa de La Sexta con el lder abertzale
Evol y Otegi, en Salvados
  Evol y Otegi, en Salvados  La Sexta  

lkn noticia relacionada Agejas advierte del peligro de convertirse "en altavoz del terrorismo"
lkn noticia relacionada Victor Arribas: "Lo que hay que juzgar son las barbaridades que dice Otegi"
lkn noticia relacionada Ricardo Ruiz de la Serna: "vole dio a Otegi un tratamiento de preso poltico"
lkn noticia relacionada Alejandro Requeijo: "Ninguna entrevista sobra si las preguntas son buenas"


Agejas afirma que "cualquier personaje pblico puede tener inters periodstico"

Redaccin 19/04/2016 Mirada 21

Un total de 2.810.000 espectadores asistieron el pasado domingo a la emisión en La Sexta de la entrevista que le realizó Jordi Évole a Arnaldo Otegi en el programa Salvados. ¿Qué impresión sacó cada una de esas personas de las palabras del que fuera miembro activo de la banda terrorista ETA? Es difícil saberlo, pero lo cierto es que esos casi tres millones de personas volvieron a ver al dirigente independentista justificar su negativa a condenar los atentados de la organización criminal, comparar la muerte de su madre con el asesinato de una persona por parte de ETA o afirmar que "parte del Estado" no quiere que el grupo terrorista entregue las armas con las que, durante medio siglo, ha matado a 829 personas y herido a miles más. Frente a las críticas, algunas muy duras que, incluso antes de la emisión del espacio, ha recibido, el propio Evolé respondía en su cuenta de Twitter con el siguiente mensaje: "No vamos a dejar de hacer ningún Salvados por miedo al qué dirán. NINGUNO, por más que intenten amedrentarnos".

Así las cosas, ¿es éticamente responsable que una cadena de televisión haga de altavoz de una persona condenada por crímenes terroristas? ¿Fue una operación de "blanqueo" o, más bien, es necesario que se dé voz a personajes así para que los ciudadanos puedan tener una visión completa de la verdad?

Una perspectiva ética
José Ángel Agejas, profesor titular de Ética en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), asegura a Mirada 21 que "el periodista siempre ha de preguntarse qué aporta su actividad al bien común y cómo lo hace". En este caso concreto, "lo que está en juego no es solamente la exclusiva profesional", sino saber "qué tipo de interés tiene y qué gana la sociedad" con la exclusiva, indicó.

Asimismo, Agejas afirma que "cualquier personaje público puede tener interés periodístico". Eso sí, remarca que la pelota está en el tejado del periodista y que debe ser este el que guíe la conversación. Si la "labor periodística va a ser puesta al servicio de una causa que no busca el bien común, se falla como profesional", apunta.

Forma parte de la "obligación moral" del informador "construir un relato de lo real dotado de sentido", señaló. "Y si se niega la historia o se la oculta tras un velo, ese relato no contribuye a la edificación de una sociedad más justa", matiza. El peligro del periodista, no obstante, reside en convertirse en "altavoz del terrorismo", advierte José Ángel Agejas. En tal caso, se estará actuando contra "su obligación deontológica de promover la justicia y el bien común", comentó. "Es uno de esos casos en los que queda de manifiesto que la neutralidad no es una actitud moral, sino todo lo contrario", aclaró.

En busca del interés informativo
Para el periodista y colaborador de Más Claro Agua de "13 TV" Victor Arribas, los medios en estos casos simplemente cumplen con su trabajo, siempre y cuando lo hagan con rigor. "Al medio que emite una entrevista como esa no hay nada que reprocharle. Creo que informativamente tiene interés y las cosas que dice el entrevistado son importantes y deben conocerlas la población. Otra cosa es lo que pensemos como espectadores al verla y al juzgar el calado moral del personaje", comenta a Mirada 21.

Pablo Ginés es periodista de la web Religión en Libertad y fue profesor de Teoría de la Comunicación en la Universidad Abat Oliba de Barcelona, para él una cosa es hacer publicidad gratuita a un terrorista y otra que el entrevistado sea noticia. "En general establecería la siguiente norma general: si hay una entidad que mata para conseguir popularidad y atención mediática, y ofrece una rama política para rentabilizar esos asesinatos y obtener réditos políticos o mediáticos, entrevistar a su portavoz sería entrar en su juego, y colaborar con una estrategia construida sobre el asesinato", comenta a Mirada 21. Sin embargo, Ginés cree que no es este el caso y que la entrevista de Jordi Évole tiene cabida. "Puesto que ETA hace ya años que no ha matado a nadie, y ya que sus promotores políticos ven cada vez más claro que pueden lograr objetivos políticos sin recurrir a la violencia, tiene sentido tratar a sus portavoces políticos como a cualquier otra fuerza política, por extremista o radical que nos parezca".

Alejandro Requeijo, periodista de Seguridad y Terrorismo en Europa Press, también se muestra de acuerdo en que este tipo de entrevistas vean la luz. "En estas situaciones, ninguna entrevista sobra cuando las preguntas son buenas". Explica, además, que es necesario que los periodistas tengan que acudir a los bajos fondos para contar la realidad, como él mismo demostró en otra entrevista para Mirada 21. "De esto se trata el periodismo, si nos dedicásemos solo a contar lo que nos agrada y lo que nos gusta oír, no sería periodismo", afirma Requeijo. También comenta que los periodistas no son jueces y que deben trasladar lo que dice la sociedad. "Ellos pueden sacar conclusiones", añade. En este contexto, Bárbara Segués, periodista y orientadora del departamento de Comunicación en la UFV, explica que las personas que están en este oficio deben transmitir la realidad y dar la oportunidad de conocerla como ellos. "El periodista tiene la obligación profesional y moral de contar la verdad", asegura.

Limpiando su pasado
Más crítico con el programa se muestra el periodista y colaborador de La Gaceta Ricardo Ruiz de la Serna, para quien queda claro "que la entrevista fue una ocasión fallida de aportar al debate público un retrato de la verdadera personalidad de un futuro candidato a lehendakari".

Ruiz de la Serna dice a Mirada 21 que este tipo de entrevistas, denominadas "de autor", dan la oportunidad al entrevistador de dejar huella en el cuestionario. Sin embargo, recalca que "Évole hizo una entrevista que pretendía ser original, pero, en realidad, brindó a Otegi la ocasión de mostrar un rostro amable que trataba de limpiar su pasado. Hubo ocasiones perdidas de repreguntas que hubiesen exhibido la verdadera índole del entrevistado".

Ruiz de la Serna resalta las declaraciones de la Asociación Víctimas del Terrorismo y otras similares que han rechazado que se diera "espacio televisivo a condenados por terrorismo para legitimar y blanquear su actividad criminal". En este punto, habría que plantearse si "tal vez esto debería haber primado sobre el interés informativo que podía tener una entrevista de autor como la realizada".

Esto no significa, como dice Ruiz de la Serna, que un ex presidiario no pueda salir por televisión "si tiene interés informativo y la entrevista puede contribuir a formar -destaca, de nuevo- una opinión pública plural y libre". Dicho esto, manifiesta que, "en este caso, se le dio más un tratamiento de preso político, algo que felizmente no existe en España, que el de un delincuente condenado e inhabilitado por la Justicia que, al parecer, dista de arrepentirse por completo de su pasado". 

Valoración   Votacion   Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Rectificar  Rectificar Comentar   
0
Enviar a:  
        
COMENTARIOS