Mirada Alternativa Cine Deportes Universidad Música Mirada Maestra   Viernes  07/10/2016. Actualizado 12:05 h. Hemeroteca    onda   mirada21
Logo Uni Top
Portada Internacional Nacional Mirada Alternativa TecnoRedes Mirada UFV Universidad OcioCultura Cine Música Deportes
Valoración      Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
'Deadpool': la verborrea como superpoder
El tono transgresor de la produccin se traduce solo en un lxico chabacano y en la rotura de la cuarta pared.
Imagen del largometraje
  Imagen del largometraje  Deadpool  

lkn noticia relacionada Oscars 2016: 'Spotlight', un ganador a medias
lkn noticia relacionada Leonardo DiCaprio y el Oscar: si me dices ven, lo dejo todo
lkn noticia relacionada Sicario: el infierno de Ciudad Jurez


Esa promesa de cambio y originalidad no ha sido satisfecha del todo.

Alex Garca-Castellano Gerbols 14/03/2016 1 COMUNICACIN AUDIOVISUAL

Tarea ardua en exceso resultaba hace unas semanas evitar cualquier afiche de la película o pequeño avance que deambulara por la Red. Deadpool y sus chanzas desdeñosas estaban omnipresentes.

La promoción de la película ha sido un trabajo innovador en grado sumo -no son pocos los que vaticinan un futuro próximo lleno de campañas de mercadotecnia del tipo- e igual de exitoso -lograr que una película de calificación R recaude una cuantía próxima a los 120 millones de dólares en su fin de semana de estreno es solo consecuencia de una descollante técnica de venta-. El superhéroe descarado y atípico -que no tiene reparos en departir con la platea; y avanzar y retroceder la trama de la historia a su gusto- ha sido un éxito total, no hay objeción posible.

Pero si bien todos los indicios advertían de un largometraje superheroico inusual, plagado de excentricidades y rarezas -para un filme de sus características-; al final, esa promesa de cambio y originalidad no ha sido satisfecha del todo. Las extravagancias del héroe se limitan a sus maneras irreverentes y su vocabulario soez, nada de auténtico valor o trascendencia. Deadpool no deja de ser un quinceañero sin tapujos enfundado en un traje rojizo -para disimular la sangre- de mallas; y, como resultado, sus burlas solo resultan efectivas entre un público adolescente -los demás, y solo en ínfimas ocasiones, esbozan una sonrisa socarrona-. Y esas anomalías se restringen a su personaje protagónico, pues en cuanto a su elenco de secundarios, como a su estructura narrativa, todo se antoja convencional hasta el hastío. Un protagonista infrecuente cercado por unos personajes usuales y sumido en un relato de corte clásico: villano, chico bueno, novia del chico bueno, villano rapta a la novia del chico bueno, el chico bueno tiene que rescatarla. Esto, en síntesis, es Deadpool.

La dirección de Tim Miller, su primera incursión en el orbe del largometraje, no acompaña -a excepción de la fantástica secuencia inicial de créditos y la escena que acaece en un puente neoyorquino- a la tónica insolente de la película. El realizador no asume riesgo alguno y emplea unos recursos manidos que restan credibilidad -si es que todavía perdura- al supuesto carácter trasgresor de la producción. Todo es lo mismo de siempre, pero vendido muy bien.

Deadpool es un filme abocado al olvido, falto del temple de Guardianes de la galaxia y la espectacularidad de Los vengadores. No remueve emociones, pero cumple con sus labores de entretenimiento. No es una mala elección para un sábado tormentoso. 

Valoración      Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
Enviar a:  
        
COMENTARIOS