Mirada Alternativa Cine Deportes Universidad Música Mirada Maestra   Viernes  07/10/2016. Actualizado 12:05 h. Hemeroteca    onda   mirada21
Logo Uni Top
Portada Internacional Nacional Mirada Alternativa TecnoRedes Mirada UFV Universidad OcioCultura Cine Música Deportes
Valoración      Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
Camilo José Cela, el Nobel más polémico
Este año se conmemora el centenario de uno de los escritores más apasionantes y contradictorios de las letras hispanas.
Primer plano del novelista
  Primer plano del novelista  Flickr/CC  



Mª CARMEN ALONSO CALLEJA 11/05/2016 1º PERIODISMO

Un 11 de mayo de 1916 nacía, en el municipio coruñés de Padrón, Camilo José Cela. Este año cumpliría 100 años. Y pronto harán 15 desde su desaparición. La figura de Cela, que se curtió entre los albores del régimen franquista, es admirada y odiada a partes iguales. Respetado por toda su trayectoria literaria, multitud de personas le reprochan su apoyo al franquismo y su trabajo como censor.

Su agente literaria, Carmen Balcells, pedía que no se confundiera la obra con las ideas políticas del escritor. "No juzguen a los escritores por su comunismo o por su fascismo, por su hermosura o por su gordura. Aténganse al pie de la letra".

Nieto de la Generación del 98, lo primero que escribió Cela fue un consultorio sentimental para la Sección Feminista, tras haber pasado, fugazmente, por la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, haber asistido, en calidad de oyente, a clases de Filosofía y haber sobrevivido a esa guerra civil que años después describió como “
"terrible e innecesaria". Sin embargo, muy pronto abandonó estos estudios para asistir, en la nueva Facultad de Filosofía y Letras, a las clases de Literatura Española Contemporánea de Pedro Salinas, a quien confía sus propios poemas.

Gran narrador de la posguerra española. La familia de Pascual Duarte, publicada en 1942,  fue rechazada por tres editoriales hasta que Cela dio con Rafael Aldecoa, que decidió publicarla, sin miedo a la censura. Actualmente, dicha obra es la novela española más traducida después del Quijote.

En la década de los 50 vio la luz La colmena. El libro fue prohibido en España y se tuvo que publicar en Argentina, después de algunos forcejeos con la censura del gobierno peronista argentino. El que fuera censor, pasó a ser el censurado.

En 1957, a los 42 años, ingresó en la Real Academia Española para ocupar el sillón "Q". Un año antes había recibido el Premio de la Crítica, ya que su obra fue un puñetazo de renovación en el corazón de los círculos más eruditos. Una pluma aderezada con una prosa fuerte, sin estar exenta de poesía.

Su dilatada trayectoria comprendió todos los géneros y estuvo plagada de galardones como el Premio Nacional de Narrativa, el Príncipe de Asturias de las Letras o el premio Planeta… que culminaron con el Premio Nobel de Literatura en 1989. Además, durante la Transición española fue nombrado senador por designación real en las primeras Cortes Generales.

Hasta que obtuvo el Cervantes, Cela solía decir que ése era "un premio cubierto de mierda". Cuando lo recibió, el 23 de abril de 1996 en Alcalá de Henares, ninguno de los autores premiados anteriormente quiso compartir con él la ceremonia. "Conmigo puede uno discutir o enfadarse, pero nunca aburrirse", declaró por aquella época.

Fue uno de los personajes más polémicos de las letras hispanas, incluso en su vida privada. Protagonizó uno de los mayores escándalos de la década de los 80 al divorciarse de su esposa, Rosario Conde, para casarse con una periodista, Marina Castaño, a quien conoció en una entrevista. El juicio de divorcio fue complejo y uno de los más mediáticos que se recuerdan. En él, Conde obtuvo la mitad de los bienes de Cela.

Con todo, los exabruptos de este afamado escritor quedaron en la historia tanto como sus novelas. Sobre el centenario de Lorca, afirmó: "preferiría para mí una conmemoración más sobria, menos anecdótica y sin el apoyo de los colectivos gays. No tengo nada en contra de los gay, simplemente me limito a no tomar por el culo". Sin embargo, hay que recordar, al margen de su constantemente contradictoria personalidad, el magnífico legado literario que ha dejado a España y al mundo entero, que se podría resumir en estas palabras del novelista: "La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir".

Valoración      Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
Enviar a:  
        
COMENTARIOS